Emprendimiento en periodismo: brechas y puentes (vídeo+presentación)

Hace ya unos 20 años cayó un metorito llamado Internet. Su efecto, entre otros, ha sido el de crear un enorme terremoto sobre la industria mediática y el ejercicio del periodismo que aún no cesa. Un seísmo que abre enormes brechas en esta profesión.

El pasado lunes 22 de abril hablé de ellas y de los “puentes” que se están emprendiendo para salvarlas. Unos puentes aún básicos y poco estables, pero que marcan posibles puntos de sutura para el ejercicio del periodismo para/hacia/con una sociedad que ha cambiado mucho tras aquél impacto.

Fue una conferencia en el MediaLab Prado de Madrid como parte de la sesión sobre periodismo digital ‘Outside the Media. Periodismo desde los márgenes. Emprendimiento personal y colectivo. Identidad digital social dirigida porTíscar Lara. Actividad en el marco del ciclo de conferencias Comunicación, cultura y ciudadanía digital (Master CCCD) en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos.

Aquí el vídeo de la charla:

Y aquí, la presentación:

Cinco falsos mitos del periodismo emprendedor

Bueno, tampoco hace falta tachar la de arriba 😉

Jeremy Caplan escribía hace unas semanas en el Poynter sobre el periodismo emprendedor y los falsos mitos creados a su alrededor:

  1. Los periodistas carcen de las habilidades y la ‘chispa’ necesaria para ser emprendedores.
    La típica de que “somos de letras”. Caplan argumenta que los periodistas somos escépticos por naturaleza y eso nos confiere la capacidad de hacer y rehacer hasta dar con el titular, el lead y la historia perfecta; y que lo mismo podemos hacer con nuestros modelos de negocio.
  2. La publicidad y los sucriptores son la única vía de ingresos que puede esperar un periodista emprendedor.
    Son sólo el principio. La búqueda del aún inexistente modelo de negocio básico para la supervivencia del periodismo en esta era ha traído multitud de experimentos en forma de muchas vías de ingresos: desde vender suscripciones a organizar catas de vino, conferencias y lo que se tercie  y que sea demandado por tu comunidad (porque un periodista emprendedor debe crearla en torno a su proyecto, sino sí que no hay nada). Y en ello cita esta recopilación de hasta 20 fuentes diferentes de ingresos que están aplicando ya los medios, elaborada por Jay Rosen.
  3. Los jóvenes advenedizos dominan el cotarro del emprendimiento digital
    Caplan asegura que la mayoría de emprendimientos periodísticos con éxito están liderados por personas con muchos años de experiencia en redacciones. (Humm, me gustaría ver más ejemplos que confirmen esto…)
  4. Somos nosotros contra ellos (la vieja y grande industria); David contra Goliat.
    Está demostrado que encontrar partners puede resultar fructífero para competir contra la oscuridad. Es decir, una start-up periodística no debería tener miedo de llegar a acuerdos con gigantes del sector para proporcionarles contenido de calidad a bajo coste a cambio de una gran atención y tráfico en unos primeros momentos en que el emprendimiento necesita ambas cosas mucho más que el dinero.
  5. Para tener éxito, los emprendimientos periodísticos deben ir hacia un gran crecimiento y dimensión, o irse a casa.
    Los emprendimientos exitosos tienden a incidir en problemas concretos, específicos, como por ejemplo ofrecer cobertura informativa a lugares aislados o que nunca la tuvieron. Tratar de solventar grandes problemas con grandes soluciones de partida suele ser un mal camino, excepciones aparte. El periodista emprendedor, sobre todo si también está afectado por el virus rómantico de la utopía social -algo que en nuestro colectivo se da mucho, cada uno a su manera, eso sí-, debería escalar sus objetivos hacia algo que sea al menos ‘manejable’. Esto es una verdad como un templo que, como muchos, yo personalmente descubrí tarde 😀

El artículo original: Debunking 5 Myths of Entrepreneurial Journalism

Foto: Practicum Pionners

Los medios se están tragando a los periodistas

Literalmente. El mismo día que dedica su portada a sangre al paro, el diario ABC anuncia -por otros medios, no en el suyo: vergüenza la justita– un ERE para depedir a 238 trabajadores, más de la mitad de una plantilla de 456 (ojo a qué medio enlazo). Hace sólo unos días que cerraba el gratuito Metro, dejando en la calle a 83 personas. ADN.es cerró hace unas semanas en falso echando a la calle a 40 de los mejores profesionales del periodismo digital de nuestro país. La deuda y la caída de la publicidad derrumban a PRISA. El Grupo Joly no renueva a sus trabajadores digitales. El gratuito Qué! tampoco se libraba del ERE. Localia también cerraba por los lamentables motivos que todos conocemos. El ERE ratificado en el Grupo ZETA se lleva por delante finalmente a 442 profesionales. 20 minutos no se libraba de despedir. Los medios públicos (propagandistas por imposición, en este caso) tampoco se libran: Telemadrid anuncia 80 despidos. Mientras, se esperan aún muchos más despidos, por ejemplo, en Unedisa, donde la horquilla aún baila entre 200 y 400 puestos de trabajo a destruir. Algunos estiman en más de 5.000 los periodistas que se quedarán sin trabajo durante este nefasto año. 4.000 ya lo perdieron en 2008. Y mientras los grandes grupos editores se fijan en Sarkozy y se van a La Moncloa a estir la chaqueta de Zapatero (y de su Majestad, si hace falta).

Mucho número negro que podemos ver en este mapa:

Mapa interactivo de Meipi donde se muestran todos los despidos, EREs, conflictos y huelgas en los medios españoles. He ampliado la ciudad de Madrid para que se vea en detalle el mayor número.

Mapa interactivo de Meipi donde se muestran todos los despidos, EREs, conflictos y huelgas en los medios españoles. He ampliado la ciudad de Madrid para que se vea en detalle el mayor número. Es recomendable consultarlo en su sitio original (y ya de paso conoces Meipi, una muy buena herramienta).

De esto se pueden hacer muchas lecturas. Algunas de ellas:

  • Es algo pasajero debido a la crisis económica que afecta a todos los sectores. No es culpa de nadie en concreto.
  • Es algo que se veía venir, pero que se solucionará aplicando algunos cambios en cómo funcionan los medios.
  • Es una crisis estructural que afecta a cómo se concibe la información (un negocio) y que está arrastrando a una profesión entera (el periodismo) hacia el pozo al que la conduce los que manejan dicho negocio por su equivocada visión.

Dice Juanlu en su último y certero post:

“Las empresas informativas son tiburones sin escrúpulos que juegan con ideologías, vocaciones e intereses (…) Pero hagamos lo que esté en nuestra mano para que la profesión pueda refundarse después de esta doble crisis. Con ellos o sin ellos. Probablemente sea una de las últimas oportunidades”.

No sé si estamos ante la última oportunidad, pero desde luego éstas no van a ser infinitas. Cita también Juanlu una conversación en el blog de otro amigo, David Martos, en la que concluyen que la obligación del periodista, para sobrevivir a esta debacle, pasa simplemente por mostrar su utilidad a la sociedad, a fin de que ésta no nos cambie por un algoritmo.

¿Un trabajo para emprendedores sociales?

Hace unos días leía en The Huffington Post un artículo que me hizo reflexionar. Me lo pasó Kenny Klewett, de Ashoka España. Se titula “Como salvar a los periódicos” y es bastante revelador. En él se habla de un modelo de negocio híbrido (llamado L3C) a medio camino entre la financiación propia y la privada procedente de fundaciones. Se trata de encontrar editores dispuestos a poner el periodismo por delante (por delante de dividendos a final de año, se entiende). Entender el periodismo como una profesión social. Un trabajo para emprendedores sociales, financiados a través de fundaciones, programas de Responsabilidad Social Corporativa, programas públicos y por la propia sociedad.

Pero claro, para que eso sea posible es necesario que:

  1. El periodista logre convencer a la sociedad de su necesidad
  2. Los medios dejen de ser unidades de negocio que cotizan en bolsa, con inversores que nada les importa la profesión y cuyo trabajo (especular) es el que, en parte, ha alimentado al actual monstruo de la crisis.

¿Cómo evitar ser devorados?

Periodismo y derechos humanos. Periodismo ciudadano. Iniciativas globales. Redes sociales de ciudadanos interesados en temas o en ámbitos geográficos concretos. Herramientas. Apoyo a los emprendedores sociales. Dignidad. Ilusión. Valentía. Vocación. Ganas. Con esto creo que es suficiente para comenzar a buscar un camino viable para nuestra profesión de hoy en adelante.

Ya lo dijo el maestro polaco antes de Internet y de la crisis: los cínicos no valen para este oficio.

Periodismo emprendedor vía Miguel Hernández

El próximo viernes estaré en la Universidad Miguel Hernández de Elx. Invitado por el amigo, periodista, profesor y gran baloncestista José Luis González, estaré para dar una pequeña charla en el marco del III Foro UMH Periodistas -dedicado a los Jóvenes emprendedores esta edición-. Las charlas se están dando a lo largo de toda la semana en la facultad de periodismo de esta universidad pública valenciana, donde también da clases otro buen amigo.

En fin, está claro por qué estaré allí 🙂

Ah! y bueno, ya que no me dejan ir al G20 de Washington, ante los estudiantes de periodismo aprovecharé para refundar el capitalismo (desde el punto de vista del emprendedor, eso sí 😉 A ver qué tal.