La guerra por la centralización de la Red y sus consecuencias para el periodismo

Los nuevos dispositivos de propósito no general -como las tablets- no son neutrales ni permiten a su dueño utilizar sus capacidades libremente, y por extensión su éxito podría llegar a constituir un peligro para encontrar fórmulas sociales y modelos de negocio libres y alternativos a la industria tecnológica y mediática.

(…)el ordenador personal, tal y como lo conocimos, abierto, configurable, clónico, manipulable y hackeable podría no estar con nosotros cuando nos haga falta, víctima de una guerra que está pasando desapercibida para muchos“.
José Alcántara, aka Versvs 

Papá Noel me trajo un iPad. Aunque desde su advenimiento siempre pensé (y dije) que la euforia por los tablets podía traernos un efecto narcotizante por su pasividad, al mismo tiempo no podía evitar pensamientos del tipo: “bueno, tampoco estaría mal tener uno para opinar con criterio” o, simplemente, “me vendría bien para ciertas reuniones y para no ir cargado con el portátil a los congresos”. Ahora que ya no necesito inventar excusas para el autoengaño, después de tres semanas con un iPad en la mano, solo puedo decir que me alegro al menos de no haberlo comprado directamente yo. Y esta -entiendo que- inusual situación es una pieza que me sirve muy bien para explicar el complicado puzzle que nos están construyendo y que afectará al periodismo de pasado mañana.

Al margen de la utilidad de un iPad para alguien que como yo se pasa un mínimo de 8 horas diarias frente a un ordenador, lo importante es la consecuencia de su éxito, junto con los smartphones. Como dice Versvs en su post, asistimos a la sustitución programada de las máquinas de propósito general. A esos ordenadores y portátiles en los que su dueño es eso, dueño de la máquina, y utiliza su potencial para leer el e-mail o para abrir puertos del router y programar nuevas herramientas libres. Están siendo poco a poco sustituidas por dispositivos de propósito concreto o en todo caso acotados por Apps cuya mera existencia debe estar bendecida por el dueño del mercado de Apps asociado al sistema operativo del dispositivo (Apple en el iOS, Google en Android, Microsoft en Windows Mobile, RIM en BlackBerry, etc.).

¿Qué tiene esto que ver con el periodismo? Mucho. Dice Versvs:

Ante este advenimiento de nuevo hardware de capacidades limitadas por un software diseñado a tal efecto, la anti-Internet (centralizada, controlada, disneyficada) se regocija

Internet es neutral en el PC, en el portátil, pero no en los móviles y en las tabletas. El reciente éxito de estos dos últimos, dispositivos de consumo pasivo y claramente mainstream, es una buena noticia para la industria tradicional de medios y una mala noticia para el avance y consolidación de la Sociedad del Conocimiento. No puede existir tal si al final tenemos que, como en la era massmedia del siglo XX, existen tan sólo X productores y proveedores de contenidos y sólo X vías (controladas, con fuertes barreras de entrada) a través de las que innovar, siempre y cuando dicha innovación no atente contra los modelos de negocio de dicha industria.

Hoy cualquiera puede montarse un servidor en su ordenador, ni siquiera necesita el cloud computing (otro intento de hacernos dependientes). ¿Mañana? Hoy, cualquiera puede montar un blog, una red de blogs, un medio independiente, hackear templates y CMS e innovar en la forma en que se hace periodismo a través de la tecnología. ¿Mañana?

En esta misma línea, la todavía actual guerra de los derechos de autor, con la #LeySinde en España precediendo el paso de la global  SOPA (si es EEUU, es global), es en realidad solo la primera escaramuza de una guerra que se intensificará cuando otros actores (otros lobbys) con más peso que la industria pro-copyright comiencen a pedir a los gobiernos que protejan sus caducos modelos de negocio, como apunta 

Buenas noticias en la lucha por la neutralidad de la Red

neutralidad de la red

Por una Red neutral

Por fin novedades tangibles en torno al movimiento por una Red Neutral:

  • La más importante: El Senado por fin aprueba instar al Gobierno a que legisle “por vía urgente” en torno a la Neutralidad de la Red en estos términos: “El Senado insta al Gobierno a modificar de forma urgente (…) la normativa española en dicha materia, a fin de garantizar (…) el principio de neutralidad, asegurando que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento independientemente de su contenido, origen, destino o protocolo, sin que se filtre el tráfico de forma alguna, para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios”. Lo hace tras haber tumbado hace un par de semanas una propuesta prácticamente calcada que presentó el PP.
  • Ha nacido Redneutral.org, que por ahora es un blog pero que pretende ser un nodo de organización de usuarios, empresarios, ciudadanos, etc. en favor de la Red Neutral. Un lobby civil para seguir presionando en favor de este derecho imprescindible si queremos realmente que se desarrolle la sociedad del conocmiento y la economía digital, y, sobre todo, si queremos seguir siendo libres y proactivos socialmente.

Sin duda dos muy buenas noticias, que, sin embargo, no significan ninguna victoria, al menos no una victoria final. Falta que el Parlamento recoja el testigo que le pasa el Senado, y ahí vamos a tener que presionar mucho. ¿Por qué?  pues porque esto es lo que opina públicamente nuestro Gobierno sobre la Neutralidad de la Red:

“El Gobierno considera que “debe considerar adecuado el que exista una variedad de servicios de comunicaciones electrónicas, de diferentes características y precios, que se ofrezcan a los diferentes prestadores de contenidos y aplicaciones online, y asimismo que estos prestadores lleguen a acuerdos particulares con los operadores para obtener servicios adecuados a las características específicas de los productos que pretenden ofrecer, sin que quepa calificar a priori como “discriminación indebida” la coexistencia de esta variedad de servicios y acuerdos”.

Se trata de una parte extraída de un documento remitido a la Unión Europea por el propio Gobierno español. En él, como vemos, acepta acuerdos de tarifas entre operadores y suministradores de contenidos siempre que no supongan una vulneración de la competencia. Rompe totalmente la Neutralidad de la Red. Con ese esquema, un gran grupo como el de Murdoch podría pagar a Telefónica para que accedamos a sus contenidos a gran velocidad, mientras nos cueste Dios y ayuda navegar, por ejemplo, entre blogs independientes. O que los pequeños emprendedores digitales vean imposible llegar a acuerdos con las operadoras para poder ofrecer sus proyectos y servicios en la Red.

Eso es lo que quiere nuestro Gobierno, muy sensible a las presiones de las Telecos, desde luego mucho más sensible a ellas que a nosotros. Por eso decía antes: queda muchísimo por luchar, en un contexto adverso donde este tema, pese a ser absolutamente capital para nuestras libertades y también para el futuro de nuestra economía, va a tender a quedar relegado informativamente por Wikileaks y por el ataque de los mercados a nuestro país.

Mantengámoslo bien arriba y sigamos la lucha 🙂

Si aún no lo tienes claro: ¿Por qué necesitamos la neutralidad de la Red?

¿Por qué necesitamos la neutralidad de la Red?

Todos tenemos algo que hacer para defenderla

Hoy he publicado en Bottup un artículo que tenía pendiente desde hace días.

“Ya llevaba un tiempo calentándose, pero desde el acuerdo de Google con Verizon y los nuevos avisos de Telefónica, el debate hierve e inicia su punto de no retorno hacia dos posibles finales: uno donde se regule por ley la neutralidad de la Red u otro donde seamos expulsados para siempre de este invento que entre todos amamantamos”.

Sí, es una defensa a ultranza de la neutralidad de la Red: por qué es neutral, por qué debe seguir siéndolo y cómo podemos lograr que así sea. Todos tenemos algo que hacer:

¿Por qué necesitas la neutralidad de la Red?

César Alierta: “La inteligencia está en la Red y la Red es nuestra”

Señoras y señores, bienvenidos al circo de la Industria TIC. Contemplen ustedes al primer ejecutivo de la principal multinacional española haciendo el rídiculo (a más no poder), con permiso -y envalentonado por- el excelentísimo ministro de Industria:

YouTube – César Alierta, Presidente Ejecutivo de Telefónica S.A..

Algunas pistas para entender tamaño despropósito las apunta el compañero José Alías en su blog:

¿Cuál es la razón por la que ha surgido este debate? La respuesta es clara: LA ACCI

No es el Presidente de las libertades

Zapatero y su Gobierno es rehén de la Coalición de Creadores

Zapatero y su Gobierno son rehenes de la Coalición de Creadores

Zapatero quiere entrar en la historia de España como el presidente de las libertades y derechos sociales: él nos ha traído el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la Ley de Dependencia, la Ley de Igualdad… Hasta se puso las plumas del Jefe Seattle para asegurar en Copenhage que la Tierra sólo pertenece al viento.

E Internet, ¿a quién pertenece? Después de la movilización del #manifiesto, que quede claro ya de una vez: El Gobierno de España, ese que ha de velar por los derechos de todos los ciudadanos, y que en buena medida lo ha hecho hasta ahora como veíamos arriba, es en Internet rehén voluntario de un pequeño -pero persuasivo- lobby, la Coalición de Creadores. El Gobierno no tiene estrategia, es permeable, un coladero. Pero sólo por ese lado.

Todo indica que finalmente cualquier persona podrá denunciar cualquier web a la Comisión de Cultura, quien si considera que desde ella se ofrecen contenidos con derecho de autor o simples enlaces a ellos, pedirán al juez que la cierre como medida cautelar en menos de un mes. A veces en una sóla semana. Luego, una vez cerrada (¿censurada?) la web, su dueño podrá intentar defenderse en un juicio. Quizá lo gane, pero para entonces habrán pasado dos años -en Internet, una barbaridad- y su proyecto digital habrá muerto.

Primero disparamos y después preguntamos.

Qué gran estrategia: les permitirá aparecer en todos los medios generalistas diciendo que nos han escuchado (la foto con la ministra y la desautorización de Zapatero a Sinde) y que, como prometió el Presidente, “no se cerrará ninguna web sin intervención judicial”.

Así será: Se supone que el juez velará porque el cierre cautelar no vulnere derechos fundamentales, como la libertad de expresión. Teniendo en cuenta, de que en este país hay jueces que consideran que la web de la cadena SER “no es un medio de comunicación social”, nos podemos esperar cualquier cosa: habrá una comisión censora cuyo reglamento, al no ser ley, no se debitará en el Congreso, y los Gobiernos lo podrán cambiar a discrección.

Esto les viene muy bien porque para desmentirlo nos obligan a hilar más fino, ya quizá demasiado fino para una parte considerable de la gente que en su día se movilizó. Han hecho una buena jugada, porque es mucho más fácil hacerle entender al selecto lobby de la Coalición que esta salida sigue beneficiando enormemente sus intereses que hacer ver a la Opinión Pública que su condición de ciudadanía vale menos que un carnet de la SGAE. Es una trampa de comunicación.

Como bien se encarga de recordar el Gobierno, somos más de 22 millones de internautas en España. Yo, como parte de ellos, no podré recordar a Zapatero como el presidente de las libertades.

PD: de la oposición ni hablo, sólo tres palabras: oportunismo, coyuntura y caradura.

PD: Para colmo, hoy desalojan el Patio Maravillas. No quieren ni cultura ni actividades sociales fuera del mercado y de la industria. Más claro ya no lo pueden decir.