Lo soñó, pero trató de hacerlo realidad

Zhang, un joven chino de 22 años abandonó su tierra interior el año pasado para trabajar en la fábrica del mundo, Zhejiang, al este de China.