Periodismo postindustrial resumido: las claves

Periodismo postindustrial

Portada de la traducción al castellano de Post-industrial Journalism, Periodismo Postindustrial

El paper escrito por C.W. Anderson, Emily Bell y Clay Shirky desde el TOW Center for Digital Journalism de la Columbia Journalism School de Nueva York está siendo uno de los documentos más citados y recomendados en círculos de periodistas, ya sea en listas de correo cerradas o abiertamente en las redes sociales.

¿Pero realmente todos los interesados se están leyendo el documento? No es un libro, pero como paper no puede negarse que es extenso: más de 60 páginas. Puede no parecer mucho, pero lo es para la mentalidad de tweet o post corto o para aquellos con el gatillo fácil para apps como Pocket.

Para facilitar las cosas, Pepe Cervera nos regaló a todos una traducción al castellano en el marco del XIV Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Como cuando me lo leí fui extractando las partes que iba considerando más importantes, simplemente las pego aquí por si alguien se le hace más apetecible afrontar 16 páginas que 60, o quizá tras esto se anime a leer el original entero 🙂

Ahí va:

PERIODISMO POSTINDUSTRIAL

Libro original: http://towcenter.org/research/post-industrial-journalism/

Traducción español: http://www.ecicero.es/periodismo-postindustrial-epub/

Extracto en Google Docs (por si quieres tunear tu propio resumen).

Extractado por @paullop.


SECCI

¿Harán algo los grandes medios que se están beneficiando de Wikileaks para salvarla?

Imagen de apoyo a Wikileaks y a Julian Assange

Imagen de apoyo a Wikileaks y a Julian Assange

El revolucionario Julian Assange ya se encuentra detenido en Londres, y así permanecerá al menos hasta el 14 de diciembre, después de que el juez denegara su libertad bajo fianza. Assange se dirigió voluntariamente esta mañana a una comisaría de la capital del Reino Unido.

Mientras tanto, tras las presiones del senador estadounidense Joe Lieberman, Amazon decidió dejar de alojar Wikileaks. Lo mismo ha hecho PayPal, asestando un injusto golpe a la vía más rápida de recaudación de apoyos económicos para sostener Wikileaks. Twitter, esa “herramienta revolucionaria para la comunicación del Siglo XXI”, aunque lo niegue, también está censurando a Wikileaks en sus influyentes Trending Topics. Facebook, por su parte, dice por ahora que no piensa hacer nada contra Wikileaks (fuente).

Para colmo, acabamos de saber que Visa Europa también acaba de anunciar que suspende los pagos a WikiLeaks mientras investiga “la naturaleza del negocio de esta web y si contraviene las normas operativas de Visa”. Exactamente lo mismo se está planteando Master Card. En cambio, con ambas puedo hacer donativos al Ku Klux Klan tranquilamente.  Ayer, el banco suizo PostFinance cerró una cuenta de Assange. La razón que dio un banco radicado en uno de los países más opacos y eterno paraíso fiscal: por lo visto, Assange mintió respecto a su residencia al abrirla.

Es bastante obvio que si WikiLeaks sobrevive a esto, alguno de los cables que publicará en el futuro hablarán de cómo EEUU presionó a todas estas empresas y entidades para hacer lo que están haciendo.

Y por su parte, ¿qué están haciendo los periódicos que están disfrutando de la exclusividad a la hora de difundir el material de WikiLeaks? Comencemos con la visión de Julian Assange sobre la relación entre WikiLeaks y estos medios:

“Hillary Clinton no tuvo una sola palabra de crítica para los otros medios de comunicación, y eso se debió a que The Guardian, The New York Times y Der Spiegel son viejos y grandes, mientras que WikiLeaks es aún joven y pequeña. Están tratando de matar al mensajero porque no quiere que la verdad, incluyendo información sobre sus propias relaciones diplomáticas y políticas, sean revelados”

Solo con una pequeña parte de los beneficios en forma de ventas del papel, tráfico y publicidad que están teniendo por dicha exclusiva sería suficiente

A esa lista falta añadir al francés Le Monde y el español El País, que ha dado buena cuenta a efectos de imagen y construcción de marca de todo el asunto, con extra en dominical incluído. Assange dice estas palabras en la última nota que ha publicado hoy, antes de acudir a aquella comisaría, donde sería detenido. Creo que el propio Assange demuestra en estas palabras darse cuenta que aunque seguramente sean los mejores aliados posibles en estos momentos, estos grandes medios -que cotizan en bolsa y tienen sus lógicos intereses económicos y políticos- no encarnan precisamente lo mejor del concepto “socio” para el tema que se traen entre manos.

¿Por qué no se unen estas megaempresas mediáticas para financiar a fondo perdido un proyecto tecnológico que permita a Wikileaks mantener su presencia en Internet con total seguridad e independencia, a la vez que sirva de plataforma segura para seguir recibiendo donativos de los ciudadanos de todo el mundo?

Solamente con una pequeña parte de los beneficios en forma de ventas del papel, tráfico y publicidad que están teniendo por dicha exclusiva sería suficiente. Pero no lo hacen.

¿No sería mejor que existiese una red distribuida y global de periodistas independientes que, al igual que hacen los programadores de software libre, se coordinaran para trabajar editando los cables y liberándolos al conocmiento público?

¿Harán algo los grandes medios que hasta ahora se están beneficiando de Wikileaks para salvarla? Por el momento ya hay una campaña en Actuable solicitándoselo. ¿Firmas?

Imagen (CC): R_SH

Cinco falsos mitos del periodismo emprendedor

Bueno, tampoco hace falta tachar la de arriba 😉

Jeremy Caplan escribía hace unas semanas en el Poynter sobre el periodismo emprendedor y los falsos mitos creados a su alrededor:

  1. Los periodistas carcen de las habilidades y la ‘chispa’ necesaria para ser emprendedores.
    La típica de que “somos de letras”. Caplan argumenta que los periodistas somos escépticos por naturaleza y eso nos confiere la capacidad de hacer y rehacer hasta dar con el titular, el lead y la historia perfecta; y que lo mismo podemos hacer con nuestros modelos de negocio.
  2. La publicidad y los sucriptores son la única vía de ingresos que puede esperar un periodista emprendedor.
    Son sólo el principio. La búqueda del aún inexistente modelo de negocio básico para la supervivencia del periodismo en esta era ha traído multitud de experimentos en forma de muchas vías de ingresos: desde vender suscripciones a organizar catas de vino, conferencias y lo que se tercie  y que sea demandado por tu comunidad (porque un periodista emprendedor debe crearla en torno a su proyecto, sino sí que no hay nada). Y en ello cita esta recopilación de hasta 20 fuentes diferentes de ingresos que están aplicando ya los medios, elaborada por Jay Rosen.
  3. Los jóvenes advenedizos dominan el cotarro del emprendimiento digital
    Caplan asegura que la mayoría de emprendimientos periodísticos con éxito están liderados por personas con muchos años de experiencia en redacciones. (Humm, me gustaría ver más ejemplos que confirmen esto…)
  4. Somos nosotros contra ellos (la vieja y grande industria); David contra Goliat.
    Está demostrado que encontrar partners puede resultar fructífero para competir contra la oscuridad. Es decir, una start-up periodística no debería tener miedo de llegar a acuerdos con gigantes del sector para proporcionarles contenido de calidad a bajo coste a cambio de una gran atención y tráfico en unos primeros momentos en que el emprendimiento necesita ambas cosas mucho más que el dinero.
  5. Para tener éxito, los emprendimientos periodísticos deben ir hacia un gran crecimiento y dimensión, o irse a casa.
    Los emprendimientos exitosos tienden a incidir en problemas concretos, específicos, como por ejemplo ofrecer cobertura informativa a lugares aislados o que nunca la tuvieron. Tratar de solventar grandes problemas con grandes soluciones de partida suele ser un mal camino, excepciones aparte. El periodista emprendedor, sobre todo si también está afectado por el virus rómantico de la utopía social -algo que en nuestro colectivo se da mucho, cada uno a su manera, eso sí-, debería escalar sus objetivos hacia algo que sea al menos ‘manejable’. Esto es una verdad como un templo que, como muchos, yo personalmente descubrí tarde 😀

El artículo original: Debunking 5 Myths of Entrepreneurial Journalism

Foto: Practicum Pionners

Fronteras

Índice de Desarrollo Humano en los terriotrios fronterizos EE UU - México (fuente: PNUD)

Índice de Desarrollo Humano en los terriotrios fronterizos EE UU - México (fuente: PNUD)

Naciones Unidas, a través de su Programa para el Desarrollo (el PNUD), ha presentado un año más el Informe sobre Desarrollo Humano, que mide el famoso IDH (España se mantiene en la 15º posición). En esta edición de 2009 se ha centrado en la inmigración, y el extenso documento (en inglés, aquí -PDF-) concluye que permitir la migración, tanto entre países como en su interior, tiene el potencial de aumentar la libertad de las personas y mejorar la vida de millones de habitantes en el mundo entero.

Como muestra, la imagen que puedes ver: corresponde a las zonas fronterizas entre EEUU y México, a ambos lados, y muestra el IDH de cada una de ellas. No es necesario trazar la línea de la frontera, el índice de desarrollo humano de ambos lados es más muro que cualquiera de piedra y es más peligroso que cualquier funcionaro tejano armado para vigilar la zona.

Si tienes tiempo, en este mapa interactivo puedes consultar todo tipo de datos relativos al informe.