Startup Weekend: 54 horas para crear Cycla de la nada y ganar un premio

Equipo_Cycla_StartupWeekend

El equipo de Cycla, premio Emprendimiento Social del StartupWeekend Córdoba 2014. De izq a dcha: Cristóbal, Tania, Rafa, yo, José Carlos, David y Rubén.

Sólo unas líneas para contar que este fin de semana pasado participé en el Startup Weekend de Córdoba, evento global que se celebra en cientos de ciudades del mundo (+700) y en el que participan miles de emprendedores (123.000) y se crean miles de startups (+13.000) impulsado por Google for Entrepreneurs. El evento en Córdoba estuvo organizado por el equipo de Cosfera y dinamizado ma-gis-tral-men-te por el mexicano Santiago Zavala, de 500Startups.

Presenté el viernes en un minuto una idea que se me había ocurrido unos días antes, fue una de las más votadas, lo que me permitió formar un equipo de seis personas (en la foto, y que no nos conocíamos de nada hasta entonces) y en menos de 54 horas creamos (¡y validamos, con clientes reales que pagaron!) una startup llamada Cycla.

La idea es conectar vía móvil app a ciclistas urbanos con personas/comercios que quieren hacer envíos urbanos urgentes (la mensajería tradicional es lenta, cara y contaminante). Cualquier persona con bicicleta y tiempo libre puede ser en un momento dado un “cyclista” y ganar un dinero, algo muy importante para mucha gente que necesita generar ingresos como sea hoy en día, y además es ecológico y aprovecha las infraestructuras urbanas (carriles bici, aparcabicis, etc.) e impulsa que se hagan más y mejoren las existentes.

Pues bien, después de trabajar como locos este finde (el sábado conté 18 horas seguidas de trabajo, nunca había currado tanto), el domingo hicimos el pitch final junto a otros 11 proyectos…. ¡Y ganamos en la categoría de Emprendimiento Social! Además fuimos la 2ª startup más votada para el premio Mención Especial del Público.

Los ganadores en la categoría principal fueron Apparcalo, Pick&Go y Yo Camarero, tres grandes propuestas que resulta increíble ver cómo se perfilaron de manera tan completa y profesional en solo 54 horas.

Una experiencia inolvidable en la que aprendí, conocí y experimenté tantas cosas que aún a día de hoy sigo sin entender cómo ha sido posible en un sólo fin de semana.

Goteo.org, crowdfunding para el procomún


Y para mí, el ejercicio del periodismo también es un bien común. Como la cultura, el conocimiento, el aire, el agua o Internet. Esta mañana he estado en el MediaLab Prado para una presentación que me ha llegado tanto que me ha desperezado el alma blogueril. Atentos a este post porque os voy a explicar cómo funciona una nueva herramienta que puede cambiar mucho las cosas. Y para bien. Con la que está cayendo, doble alegría.

Empezamos con un recordatorio sobre el concepto ‘crowdfunding’, seguimos viendo mejor qué es eso del ‘procomún’, lo mezclaremos luego con algo de redes sociales, le añadiremos tecnología y veremos por fin qué es goteo.org y cómo podemos participar en las varias direcciones que nos ofrece.

Pantallazo de Goteo.org

El crowdfunding

Lo explican ellos mismos muy bien: “la financiación colectiva o microfinanciación (en inglés ‘crowdfunding’) es una forma de cooperación entre muchas personas para reunir una suma de dinero con la que apoyar el desarrollo de una iniciativa concreta”. Puede ser desde una linterna open source (en serio) o una película, la grabación de un disco de Canteca de Macao o un medio de comunicación. También cosas tan ingeniosas como un robot que usa por cerebro… tu móvil. Los lugares donde encontrar estos proyectos y apoyarlos con nuestro dinero son plataformas web que también nos permiten subir gratuitamente nuestro proyecto y conseguir financiarlo. La más conocida de ellas quizá es Kickstarter. En España tenemos también ya varias: Lánzanos, Injoinet, Volanda, Fayndu e Ivnus. Si quieres profundizar más en esta nueva forma de capitalismo social, te recomiendo que empieces por este post de Pilar Gonzalo o que tires de wikipedia. En nuestro terreno, el periodismo, un caso pionero de crowdfunding lo representa Spot.us, donde los periodistas proponen temas y el coste que tiene desarrollarlos (dietas, investigación, etc.) y los ciudadanos aportan hasta llegar a la cifra, y entonces, el tema se hace y publica.

El procomún

Es la traducción más cercana al inglés “commons”. Una buena explicación la da el propio MediaLab Prado: “Es la nueva manera de expresar una idea muy antigua: que algunos bienes pertenecen a todos, y que forman una constelación de recursos que debe ser activamente protegida y gestionada por el bien común. El procomún lo forman las cosas que heredamos y creamos conjuntamente y que esperamos legar a las generaciones futuras”. Además de buena es bella, ¿verdad?

Ojo, como bien avisan en Goteo.org, hay que diferenciar el procomún del bien social. Una ONG sin duda puede estar haciendo un gran bien social, pero no estar aportando al procomún. Por ejemplo, repartir medicinas y curar enfermos en países pobres es una actividad que proporciona un enorme bien social. Diseñar medicamentos y publicar y discutir su composición en una plataforma abierta y permitir que otros científicos lo mejoren y lo produzcan sin licencias, eso es aportar al procomún. A mí esta diferencia me trae enseguida a la que veo entre una ONG y un emprendimiento social.

Dicho todo eso, ¿qué es el periodismo? Sí, una profesión, pero es algo más, ¿verdad? ¿Un servicio público? ¿Un acervo de rutinas profesionales evolucionadas desde el Acta Diurna de Julio César? ¿Nos pertenece? ¿Quizá lo hayamos heredado, lo estemos evolucionando conjuntamente -ahora más que nunca- y debamos dejárselo a los que vengan? Llamadme iluso, empíricos motivos hay hasta ahora, pero de verdad creo que reconocer de una vez el periodismo en sí como un bien común y comenzar a actuar en consecuencia puede despejarnos el camino para llegar algún día a la sostenibilidad de esta profesión tan en el precipicio como el Euro, Grecia, tú y yo.

En Goteo.org el retorno que hace cada proyecto al procomún se anuncia con unos iconos concretos:

Los iconos identifican el retorno del proyecto al procomún, de izq. a dcha. y de arr. a ab.: archivos digitales, código fuente, diseño, manuales, productos analógicos (y por tanto, limitados), servicios y dinero para reinvertir en otros proyectos.

Las redes sociales

Bueno, obviamente no me voy a enrollar. Sé que sabías qué era el crowdfunding, seguro que también el procomún, pero las redes sociales hay que traerlas hechas de casa a estas alturas de curso 😉 Lo que me interesa resaltar aquí es la característica de ‘elemento ligador’, como el aceite con el ajo, que nos liga a fuerza de buen hacer con el mortero el allioli. Pues aquí la faceta social es la muñeca y la mano que sostienen el mazo y el mortero.

Muchas de las plataformas de crowdfunding se estructuran como redes que otorgan gran protagonismo a los perfiles de los usuarios: qué tipo de proyectos apoyan, por qué, cuánto llevan donado, comentarios, valoraciones, premios… El objetivo obvio: crear comunidad en torno al propio emprendimiento que se está creando y apoyando. Obviamente este activismo revierte exponencialmente en la propia plataforma que aglutina los proyectos, lo que les da una escalabilidad muy grande si logran que los proyectos sean realistas, pidan cifras asumibles y logren fundarse varios de ellos. En Goteo.org esto se gestiona muy bien: los perfiles nos muestran nuestro ‘caudal’ (cuánto llevamos donado en total), bio, tipo de proyectos que me interesan, URLs personales, redes en las que estoy y proyectos que ya apoyo, que a suvez son widgets insertables en mi blog. Aquí están los dos que por ahora hemos humildemente apoyado desde Nxtmdia.

El perfil de usuario muestra nuestro 'caudal' inversor en el 'capital riego'. Esto es hackear el mundillo startup tradicional, señora

La tecnología

Bueno, soy periodista, no voy a poder evaluar la tecnología de Goteo.org a un nivel pueramente técnico (aunque por lo poco que sé, huele fenomenal). Pero sí a nivel usuario y al de alguien que se pasa buena parte del día llevando una empresa social que en parte desarrolla webs. Y bueno, qué decir: PRO. Es la primera impresión. Llevo pocos días, pero PRO. Quizá demasiado PRO para el usuario medio y medio-bajo, con muchas opciones, más un programa que una web, como suelen ser las plataformas bien diseñadas. La experiencia de usuario, salvo algunas tonterías como el botón para generar el widget (he estado 10 mins buscándolo), es muy buena. El planteamiento meritocrático y abierto, toda vez que visiblemente neutral, no es que me guste, es que lo propugno ante quien haga falta (los que me sufren en vivo lo saben). Bueno, además, que eso mismo es lo que estamos trabajando en Bottup, a ver si pronto podemos dar alguna alegría al respecto. Por cierto, aunque parezca una obviedad, por desgracia no lo es: Goteo.org predica con el ejemplo y toda esta tecnología será liberada con licencia AGPL.

Por último, encima, la gente de Platoniq, que es quien está detrás de Goteo.org, van y crean todo esto no solo con sus ideas y las de sus colaboradores, sino montando varios talleres a lo largo de meses, en los que ha participado quien le ha dado la gana aportando al desarrollo de la propia plataforma. Se nota que el proyecto está muy muy pensado antes de ponerse a desarrollar, tenemos cosas como las dos rondas de financiación (40 días+40 días) para llegar a un mínimo en que el proyecto al menos puede nacer y un máximo aspiracional con el que nacería directamente de ‘buen año’. Luego, para gestionarlo todo, han creado la Fundación Fuentes Abiertas. Por si no los conocíais, esta es la gente que se marcó junto con el Colectivo Zemos98 la ‘Escuela Expandida‘, una experiencia que bien ha hecho Jessica en recordarme esta mañana. Jessica, entre otras muchas cosas, es una de las impulsoras de #Bookcamping, que ya sabéis de donde viene 😉 y que además es uno de los proyectos que puedes co-financiar ya desde Goteo.org. Yo les he soltado 5 euros esta mañana, y otros 5 a uno de acceso a la información, Tuderechoasaber.es.

El proyecto se definió en parte con todo el que quiso participar en varios talleres abiertos

Goteo.org

Y lo anterior me viene de perlas para comenzar el cierre: esos 10 euros que he invertido esta mañana en la presentación son dinero público. Sí. A través de lo que ellos llaman muy adecuadamente ‘Capital Riego‘ (en clara contraposición al ‘capital riesgo’), la Fundación Fuentes Abiertas ha montado todo este tinglado después de haber comenzado a crear una bolsa de inversión social  con aportaciones de entidades públicas (entre otras el Ministerio de Cultura, el CCCBLAB, el Institut de Cultura de Barcelona, Eutokia, MediaLab Prado, etc.), empresas y otras entidades privadas. Los 10 euros en dos fichas que nos han dado por acudir a la presentación y para reinvertirlos allí mismo proceden de esa bolsa.

El objetivo es ambicioso pero muy muy deseable: que las administraciones públicas, empresas vía políticas de RSC, programas de otras fundaciones etc. aporten dinero a este fondo en concepto del desarrollo de sus propias competencias y programas, delegando el poder del cómo y el qué en don filtros: el primero, el de la propia gente de goteo.org, que disponen de asesores en varios campos para analizar los proyectos que se proponen y asesoran a sus impulsores; y el segundo: la propia comunidad, la capacidad del proyecto de atraer a la suficiente gente como para hacerlo realidad. Y lo que es más importante: si ese fondo funcionara, sería un gran triunfo de la sociedad civil, una hermosa forma de cogestionar los recursos públicos en emprendimientos destinados precisamente al bien común.

Esquema de recompensas de Goteo.org, en buena medida esto es lo que la diferencia de otras plataformas de crowdfunding

Llámenme rojo o anarquista o lo que quieran, pero invito a una cena a quien me diga que este concepto, al menos sobre el aún corto camino recorrido, es dañino o atenta contra el libre mercado. Me parecen también muy necesarias plataformas donde se pueda hacer todo esto para proyectos netamente comerciales y ser, en lugar de cofinanciador, coproductor o co-accionista. Las markets de iTunes y Android ya lo son, lo ideal es que las hubiera de todo, para todo y libres (libres de comisiones abusivas por estar y libres de políticas de uso excéntricas como las de Apple). Una de las medidas de aplicación de ese ‘capital riego’, por lo que he oído esta mañana, podría ser que en determinado momento esta bolsa de inversión social aportara, por ejemplo, 1 euro por cada euro ciudadano. Habrá que ver cómo se le da forma a eso porque promete mucho, aunque claro, uno ve el 20N tan cerca y se asusta, pero hay que seguir por ahí.

En fin, que acabo ya. Remato acordándome del dinero que la gente aporta a los proyectos: a diferencia de otras plataformas, la comisión que se queda la Fundación Fuentes Abiertas es a mi juicio muy pequeña, del 8%, para cubrir el justo mantenimiento de la plataforma, a lo que hay que sumar el entre 0.8% y 1,4% del banco si lo haces con tarjeta o el 3% del siempre abusivo Paypal. Tenemos, pues, que entre el 89% y el 91,2% va íntegro al proyecto, cuyos impulsores tienen que desglosar en qué se gastan tu dinero y hacer público un calendario concreto para la ejecución, con sus hitos.

Todos tenemos algo para aportar y recibir del procomún (si no, qué triste, ¿no?).

Después de Venezuela

Hace casi dos semanas volví de Venezuela. Viajé allí junto a la editora de Bottup, Nuria López, invitado por Espacio Público, una non-profit civil de defensa de los DDHH centrada especialmente en la libertad de expresión y el acceso ciudadano a la información pública. El propósito era participar en ‘Ideas que conectan‘, un evento que organizaron conjuntamente con la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, para explicar la experiencia de Bottup. Lo hice el día 9 de julio por la tarde en un taller de hora y media donde me alucinó la mucha participación y tan proactiva de los muchos asistentes, y ese mismo día por la mañana en una mesa en la que me acompañaban dos personas a las que me alegré mucho de haber conocido: Olga Lucía Lozano, editora creativa de un medio colombiano muy innovador, ‘La silla vacía‘ (muy recomendable, tengo pendiente escribir sobre esto), y Elmer Menjívar, periodista del digital independiente salvadoreño Elfaro.net, decano americano de los medios online, del que destacan sus especiales sobre narcotráfico y migración. Recomiendo mucho su ‘Sala negra‘. Como Elmer dijo: “Salimos online en 1998 porque no podíamos pagar el papel y hasta hace muy poco seguíamos prometiendo que algún día lo haríamos. Ya no”.

De izq. a dcha: Olga L. Lozano, de La Silla Vacía; Elmer Menjívar, de Elfaro.net y servidor. Foto de Omar Molina.

Además de esta experiencia, el día antes, habíamos participado en un workshop con editores de medios venezolanos, estudiantes, emprendedores en media y miembros del Colegio de Periodistas del país, entre ellos su presidenta, Silvia Alegrett. En todo momento acompañados, además, por Carlos Correa, director de Espacio Público, y

España premia a los emprendedores sociales

Ashoka la conforman 3.000 emprendedores sociales en todo el mundo

Ayer se hizo público el ganador del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación: Bill Drayton, fundador y Presidente Ashoka. No le conozco personalmente (quizá lo haga en unos días, en el Ashoka Changemakers Week de París). Esto es lo que dijo Bill cuando se enteró de su premio, que recogerá en la tradicional gala en octubre:

Sé que en realidad es un reconocimiento a los extraordinarios emprendedores sociales en España y en todo el mundo (…). España, una vez más, está abriendo una nueva oportunidad maravillosa

Desde que en noviembre de 2009 entré en la red mundial de emprendedores sociales de Ashoka (3.000 en todo el mundo, 21 en España), han sido muchas las veces que he tenido que explicar primero, qué es Ashoka, y después, qué es un emprendedor social. Estoy seguro de que este premio nos ayudará a todos a conocer un poco mejor ambas cosas 🙂

Decía que no conozco a Bill en persona, pero sí a los 21 emprendedores españoles y a unos cuantos más europeos y latinoamericanos. Unos meses después de entrar en Ashoka nos llevaron a todos los “nuevos” a pasar unos días en Kitzb

Agenda Wikileaks para esta semana

Logo de Wikileaks

Logo de Wikileaks

Ayer estuve en la manifestación de apoyo a Wikileaks ante la embajada Británica en Madrid (hemos publicado esto en Bottup sobre ello). Había bastante gente y algunos repartían pasquines mediante los que me enteré de que esta semana se están preparando varios eventos relacionados con el tema:

Patio Maravillas. Hoy domingo se ha celebrado a las 17 horas una reunión en este espacio alternativo situado en el centro de Madrid (C/ Pez, 21)

La Tabacalera. Viernes 17 de diciembre a las 19.30 horas: ‘Wikileaks, luces y sombras’. Organiza En Lucha. c/Embajadores, 53. Madrid.

Además, leyendo la ‘franquicia’ Wikileaks en España me he enterado de esto:

Caixa Fórum Madrid. Martes 14 de diciembre a las 20.30. ‘El periodismo en la era Wikileaks, a debate’. Con Alicia G. Montano (directora de Informe Semanal, TVE), Javier Bauluz (fotógrafo, Premio Pulitzer, director de Periodismo Humano); Giles Tremlett (corresponsal de The Guardian en España), Borja Bergareche (subdirector de Abc); Ignacio Escolar (bloguero, ex director de Público) y Javier Moreno (director de El País). Entrada libre hasta completar el aforo. El hashtag para Twitter es #wldebate.

Si conoces algún otro evento de este tipo que se esté organizando en cualquier ciudad, por favor, ponlo en los comentarios 🙂

Entre Wikileaks y códigos QR, un fantástico primer Media140

Simon Rogers, periodista de The Guardian explica en Media140 su trabajo de data-jorunalism, sin duda lo más interesante de la tarde. Foto: http://media140live.posterous.com/

Ayer estuve en el Media140 Futures, la avanzadilla de lo que será un evento mucho mayor en la primavera de 2011. Bajo el amplio paraguas de las nuevas tecnologías y el periodismo, nos juntamos varias personas para hablar de ello desde diferentes perspectivas: los muy amigos Karma Peiró y Narcís Vives, la editora adjunta del Sunday Times Online, Serena Kutchinsky y la que sin duda fue la estrella de la tarde: Simon Rogers, responsable del Datablog y Datastore de The Guardian, y a quién puedes ver en la foto explicándo a un público (éxito de asistencia, la sala 1 del Caixa Forum prácticamente llena) que le observaba con la boca abierta cómo convertían la info en bruto de cualquier fuente en periodismo “comestible” para el ciudadano. Impresionante, no os digo ya cuándo enseñó el excell que recibieron en exclusiva de Wikileaks con las muertes de civiles Irakíes… un excell interminable que él y su equipo convirtieron en un mashup de gMaps (“esto en realidad se hace muy fácil y rápidamente gracias a las herramientas de Google”) y en otros productos periodísticos, también para el papel.

Por su parte, la Karma nos explicó el gran trabajo que desde 3cat24.cat se hace en la participación ciudadana en la información en este medio público e hizo un meticuloso repaso a las experiencias de crowdsourcing más interesantes y Narcís, cuya empresa (Itinerarium) tiene muchísimo que decir en cuanto a tecnología para el periodismo, nos enseñó algunos ejemplos de geolocalización y de uso de los ya famosos códigos QR en el periodismo. Por cierto, me parece muy muy anacrónico y hasta extraño que los medios que aún venden papel no metan al final de cada noticia un QR que te lleve a la web para ver la actualización de dicho tema, ghacer comentarios, etc: sería facilísimo… ¡y baratísimo! Imagina: lees el periodico en papel, coges el movil, escaneas el QR y en un segundo estás enterándote de las novedades sobre la noticia que lees en el papel y comentándoloa y/o difundiéndola vía redes sociales… ¡Por Dios, implementénlo ya! ¿Tanto departamento de MK y leches sólo vale para idear vender vajillas con el periódico?

Por mi parte, hablé del emprendimiento social en periodismo, de la importancia de mirar hacia las plataformas en lugar de los medios y de modelos de negocio para el periodismo non-profit, donde expliqué algunos ejemplos en EEUU y resumí la promiscuidad necesaria de vías de ingresos para medios non-profit. Como no teníamos mucho tiempo y la organización me daba caña para ir terminando, luego por Twitter lo discutí con varios presentes y en el turno de preguntas me ayudaron mucho preguntándome lo que me dejé en el tintero 😀 Cuando vuelva a Madrid subiré la presentación.

En fin, desde mi punto de vista el Media140 fue un éxito total, que hay que achacar al buen hacer de Ande Gregson (fundador de Media140), Mónica Garriga y su equipo, con Gemma Urgell.

Aquí encuentras los resúmenes de todas las intervenciones, incluída la mía.

El hastag #media140 echó humo, y aún tiene movimiento.

Os dejo con el vídeo que ha hecho Julieta Bolullo -Aka mobile-journalist de libro- para AgoraNews y en el que me da verg

El primer evento de Media140 en España, el 25-N en Barcelona

media140 Futures Barcelona

El próximo 25 de noviembre por la tarde tendrá lugar en Barcelona el primero de una serie de eventos de media140. Se trata de media140 Futures, un foro para explorar las oportunidades y retos que se generan en la intersección del periodismo, la tecnología y la innovación.

Lo organiza media140, dirigido por su fundador Ande Gregson y con la colaboración en Barcelona de Mónica Garriga, y el objetivo es reunir a periodistas, productores de contenidos e innovadores tecnológicos  para colaborar y compartir ideas, presentar casos reales y explorar nuevas formas de pensar la revolución digital y social. Los ponentes harán breves presentaciones y abrirán un foro para la discusión. Estos son:

  • Karma Peiró, Responsable de participación en el portal de noticias de TV3,  3cat24.cat.
  • Narcís Vives, director de Itinerarium y emprendedor social (y compañero mío entre los fellows de Ashoka 🙂
  • Serena Kutchinsky, Editora adjunta del Sunday Times Online.
  • Un servidor.

La presentación correrá a cargo de la gran Rosa María Calaf, Presidenta de la Fundación del Centro Internacional de Prensa de Barcelona (CIPB) e histórica ex corresponsal de TVE.

Personalmente conozco a Karma y Narcís, y sólo por escucharles a ellos ya valdría la pena acudir. Hablando con Mónica me dijo que quería evitar a toda costa el típico evento de “¿los blogs son periodismo?”, odioso por manido, así que entre eso y conociendo a los ponentes, podremos hacer algo realmente interesante y que aporte en lugar de redundar. La inscripción es gratuita. ¿Nos vemos allí?

Una rama más del árbol

Logo de Ashoka

Logo de Ashoka

Dentro de unas horas, este jueves 19 de noviembre, Ashoka presentará públicamente a sus nuevos emprendedores sociales becados (ellos los llaman ‘fellows’) a partir de este año que casi ya acaba. Servidor será uno de ellos, junto a Andrés Martínez, Rodrigo Aguirre y Albert Jovell.

El acto será en la sede de la Academia del Cine (C/ Zurbano, 3) a las 19 horas (por si te apetece pasarte) Unas horas antes, a las 10.30 en el mismo sitio habrá sido la rueda de prensa.

Ashoka es una organización internacional cuya misión es detectar a emprendedores sociales alrededor de todo el mundo y en todos los campos y ayudarles a que sus proyectos salgan adelante como estrategia para construir un ‘sector civil’ más fuerte y con un peso social más acorde a lo que debería corresponderle. Lo hacen de muchas formas: desde facilitando contactos hasta pagando un estipendio al emprendedor para que se dedique a su proyecto a tiempo completo. En mi caso, el proyecto al que me podré dedicar mucho mejor que antes es Bottup.

Tiempo tendré de hablaros -los que me conocen ya lo habrán oído- de Ashoka y del concepto ‘emprendedor social‘, que aún está un poco verde en España, que aún necesita bastante respaldo administritativo y social y que, por contra, es muy necesario aquí y ahora. No se trata de altruismo ni de solidaridad, sino de desarrollo profesional y aportación social unidos en un único objetivo: cambiar cosas.

Verano para el cuarto poder

Aquí es donde estoy ahora mismo:

Vista de la playa de la concha con la Isla de Santa Clara desde los jardines del Palacio de Miramar de Donosti, hoy (tiempo expléndido)

Vista de la playa de la concha con la Isla de Santa Clara desde los jardines del Palacio de Miramar de Donosti, hoy (tiempo expléndido)

La verdad es que es una maravilla de sitio. Miramar, antiguo palacio de veraneo borbónico acoge hoy los cursos de Verano de la Universidad del País Vasco. Yo estoy en el de Politika 2.0, en el que mañana a las 09.00 horas doy una ponencia que ya tiene título: ‘El cuarto poder: del negocio a la sociedad civil‘.

Importante: puedes seguirlo todo y participar activamente vía Twitter con el hashtag #pk2upv.

Politika 2.0, probando a reinventar la democracia

Los días 22, 23 y 24 de junio se celebra en el Palacio Miramar de San Sebastián ‘Politika 2.0’, un curso de verano de la Universidad del País Vasco en colaboración con el Parlamento Vasco en torno a algo evidente (por el título del evento) y necesario: la ‘civilización’ de la actividad política. De hecho el subtítulo oficial es “¿Podemos reinventar la democracia a través de la participación?”. Puede sonar a perorgrullada pero por desgracia no lo es.

La cuestión es que lo fue una iniciativa para promover un encuentro en el Parlamento Vasco entre bloggers y personas de la política ha continuado en forma de blog, planeta de blogs, wiki, grupo Google, etc. hasta llegar a consolidarse en forma de encuentro.

Esta presentación de Cristina es perfecta para saber en qué va a consistir:

Como ves, allí estaré. En mi caso será para hablar de periodismo como servicio público, de medios como plataformas, de periodistas como gestores de la información y de ciudadanos como beneficiarios (activos) de todo esto. Bueno, ya puestos, seguro que de alguna cosita más también, aprovechando que habrá tanto legislador suelto. Cuando lo tenga preparado ya lo publicaré por aquí 🙂

Allí estarán también tres amigos cuyos nuevos cargos me hace pensar que (por fin) algo se mueve en las rígidas estructuras del poder político: Alberto Ortiz de Zárate e Iñaki Ortiz, nuevo Responsable de Atención Ciudadana del Gobierno vasco y nuevo responsable del Área de Modernización Administrativa, respectivamente, y Cristina Juesas, nueva asesora del Dept. de Gobierno Abierto.

Vamos, que vamos a liarla en la casita que se mandó construir la monarquía para pasar los veranitos al fresco.