Cuarenta años no son nada…

12345

…si de lo que se trata es de hablar del asesinato de alguien que, al fin y al cabo, no ha muerto nunca para millones de personas. El Ché vive, igual que vive Jesús para los creyentes y Elvis para sus fans acérrimos. Habita en ese increíble lugar de nuestro cerebro que almacena los ‘ejemplos de’. Un sitio abandonado en muchas mentes, recurrente en otras, mil veces visitado a destiempo y un millón mal entendido. Pero ahí está.

Lo escribía esta mañana en un comentario en el blog de Daniel.

“El Ché, más allá de camisetas y mamonadas, tiene un valor incalculable. La historia de su vida, y, sobre todo, su manera de entender la justicia social, es un espejo donde un adolescente se mira y despierta su consciencia política. El Ché ha sido el primer peldaño que han subido millones de personas en su construcción ideológica: después han subido muchos más, llegando a varias alturas y a puerta izquierda y también derecha, pero el argentino tiene el valor y la magia de todo aquello que es iniciador en la vida, como la teta materna. Su historia a mi me quitó la virginidad ideológica cuando aún era casi un niño.”

Comparte:

2 comentarios en “Cuarenta años no son nada…”

  1. Pingback: Cuéntame otra vez quién era aquel guerrillero loco «

  2. Hombre, el Che es un icono para mucha gente, pero no hay que olvidar que su objetivo era la difusión de la dictadura comunista. Se puede admirar como valiente, pero es algo así como poner en un altar a Rommel, un ardiente y valeroso luchador. ¡Suerte que ninguno de los 2 llegó a triumfar!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *