Marina d’Or, ¿qué guay?

No hay nada mejor que la realidad para desmontar castillos en el aire, por mucho que sean construidos a base machacar infinitamente con anuncios empalagosos protagonizados por la reina de corazones, Anne Igartiburu. Os pido encarecidamente que veáis el siguiente vídeo:

Esto, me sirve también -y fundamentalmente-, como magnífica prueba fehaciente del infinito poder, aún por explotar en su magnitud, que tiene un ciudadano con una cámara de vídeo y con una mentalidad que ya comienza a ir más allá del ‘uy, que curioso’, para acercarse a un compromiso social de dar a conocer aquello que considera que está mal. El ciudadano avisa y cuando lo hace no hay millones en publicidad convencional que lo puedan parar. Por ahora, lleva 77.000 vistas en Google Vídeos. ¡Que sean más!
Por cierto, para quien se anime, hay una entrada en la wikipedia sobre Marina D’Or.

Vía blog de Porrusalda.

Comparte:

1 comentario en “Marina d’Or, ¿qué guay?”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *