La blogosfera, vista desde fuera, recuerda al periodismo romántico

¿No estaremos viviendo en un sueño? ¿No nos estaremos reconfortando unos a otros? ¿Qué piensa sobre la blogosfera la gente ajena a ella? No me refiero a mi abuela ni al pastor de los pirineos. Me refiero a gente universitaria o licenciados/as. Gente que se conecta a Internet a diario. Gente con inquietudes. Hablo incluso de muchos periodistas.

El siguiente texto ha sido escrito por una de estas personas. Aunque es un poquito largo, creo que merece la pena leerlo y pensar un poco. Ella es licenciada en periodismo desde hace 2 años, consulta la Red casi todos los días, le gusta leer y tiene inquietudes. Y así es como ve, desde fuera, este mundo al que dedicamos tanto tiempo y esfuerzo:
____________________________________________

Todo vuelve a repetirse. Estoy pensando en los científicos que postulan la teoría del “Big Bang”. Todo comenzó con una gran explosión y desde entonces el universo se expande hasta llegar a un punto en que comienza a contraerse hasta alcanzar tal densidad que explota y hace que vuelva a expandirse otra vez.

Estoy pensando en economistas que postulan los ciclos “K”, los ciclos largos y cortos, las cumbres y caídas económicas cíclicas. Y sigo pensando. Ha surgido un nuevo tipo de periodismo, el periodismo ciudadano. Y a pesar de la novedad, a mi me recuerda a algo que ya conozco. Me refiero al periodismo del siglo XVIII y parte del XIX, a Larra y a contemporáneos y antecesores suyos. A un tiempo en que los receptores de la información eran a la vez los informadores y, otras muchas veces también, los prescriptores. Prosumers que dirían algunos hoy en día.
(Sigue–>)
Se estimaba que para que un periódico fuera rentable debía tener al menos unos 300 suscriptores. Una cifra que suena ridícula hoy en día. Pero se ha de estimar que un periódico tenía muchos menos gastos que en la actualidad. Para empezar, su director solía ser un único redactor, aunque en ocasiones contaba con colaboradores. El director-redactor de este periódico tenía que estar, necesariamente, muy bien informado, y este es el motivo de que la mayoría de periódicos viesen la luz en la Corte.

También necesariamente, tenía que tener una opinión muy bien formada, ser educado, culto, poseer conocimientos… por lo que el círculo se cerraba aún un poquito más y pasaba a convertirse en una actividad elitista. Era una órbita cerrada en la que todos se conocían y donde se leían unos a otros, se emitían críticas personales que daban lugar a respuestas… y de vez en cuando se ampliaba un poco gracias a las tertulias que se celebraban alrededor de algunas de estas notas informativas y que dejaban entrar a personas que no necesariamente pertenecían a un ambiente tan escogido.

Lo que viene después es bien conocido. Tras varios pasos intermedios se llegó al periódico de penique e incluso a los mass media actuales. Todo lo anterior con respecto a ese protoperiodismo, si se me permite denominarlo así, me recuerda excepcionalmente al fenómeno que está teniendo lugar justo ahora mismo.

El desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, y en concreto de Internet ha dado lugar en los últimos años al fenómeno de los periodistas ciudadanos, los blogs y las comunidades de todo tipo que hay diseminadas en el ciberespacio. Para sus integrantes se muestra como un todo compacto, eliminadas las barreras de espacio y tiempo, pues supone la interconexión de todos los puntos del planeta de una manera inmediata, simultánea, instantánea.

Pero no deja de ser un círculo elitista, pues todos conocemos a personas que aún hoy no adivinan el significado de la palabra “blog”. Y también, considerando las dificultades de acceso tecnológico de una buena parte de la sociedad, que no son precisamente una minoría. A la vez, aquellos usuarios son consumidores y creadores de todo tipo de contenidos, de información. Y por supuesto, todos ellos son prescriptores los unos de los otros. Todos conocen quién es quién. Pero como hemos visto en la historia anterior, sabemos como va a evolucionar. La historia se repite, y de esos usuarios que ahora tienen al cachorro en sus manos, depende que no se cometan sus mismas perversiones. Tienen una ventaja, ya conocen los errores.

Comparte:

8 comentarios en “La blogosfera, vista desde fuera, recuerda al periodismo romántico”

  1. Pau, se ve que eres un romántico*… debe de ser algo intrínseco a los que empezamos en esta profesión y creemos en la objetividad, la veracidad… El periodismo tradicional se debate entre la ética y las presiones desde todos los frentes, por lo que pierde todo su encanto, en cambio en la red, todo es más “ideal”, más aunténtico. ¡Me gusta este periodismo ciudadano!

    * Romántico no entendido como ñoño, ni “Amo a Laura…” Romántico, como los piratas, los ideales, Wagner, las tormentas, la noche, la pasión y la lucha.

  2. Sí! Los que me conocen siempre me tacharon de idealista, romántico y soñador… La verdad es que la sociedad tangible les daba la razón, pero Internet se la está quitando, por ahora. La cuestión es que el texto no lo he escrito yo, sino Nuria, mi novia. Me parece muy interesante porque a veces, los que estamos dentro de este mundillo nos aislamos del resto que no quieren o no pueden entrar. Estasreflexiones nos abren los ojos y, al menos a mí, hacen que me ponga a pensar C

  3. Todo es un proceso. Antes tener el movil o e-mail era ser elitista.

    Yo creo que lo que sería realmente estúpido, sería no aprovechar las oportunidades y las herramientas que tenemos. A mi el blog me parece un invento estupendo, pero lo que me parece divino es mi agregador RSS que me informa cúando se actualiza el periódico y con qué contenidos, sin e-mails, sin necesidad de ir a ningún sitio… divino.

    Felicita a Nuria por el texto y dale el pésame porque ya está dentro.

    Saludos.

  4. Uy, no te creas que está tan adentro… Le he dicho que conteste los comentarios ella misma y no hay manera, oyes 🙂 De todas formas, creo que lo que ella quiere advertir es que debemos ir con ojo para que todo este no se desvirtue de manera que, en lugar de ir abriendo el fenómeno al resto de la población, nosotros mismos nos sumemos a la élite ya existente de los mass media, vamos, que nos dejemos comprar y desvirtuemos la cosa. De todas maneras, creo que por desgracia no serán los MCM los que propicien esto, sino las operadoras de telecomunicaciones y su osucro plan para establecer una Internet de dos velocidades según pagues o no por meter en ella tus contenidos.

  5. Uy!! Misteriosa yo…
    La verdad es que este tipo de cosas dan miedo porque parece que en algún momento perdemos el control y no tenemos la certeza de cómo va a acabar…
    Yo no creo que vosotros os sumeis a la élite (y no me incluyo porque yo no hago periodismo, yo más bien “vomito” en la red). Esto se irá abriendo a toda la población poco a poco y sobre todo porque al final los blogs, también son una actividad de ocio, que llama mucho la atención.

    Yo cuando me doy una vuelta por los blogs científicos de EEUU me dan escalofrios, la verdad, pero sobre todo por la cantidad de información que se mueve.

  6. Si, desde luego en inglés mueve mucho más: en volumen y en calidad ni te cuento. Sobre todo en temas denuevo periodismo, nos meten mil patadas (para variar). Es más, se mueve más en estos temas en latinomaérica que aquí. Un caso raro es Perú, un país en vías de desarrollo que tiene en marcha unos proyectos en Internet de lo más interesante. Por cierto, inclúyete, porque lo que tu haces también son contenidos online (entretenimiento -y bueno, además, sólo hay que ver los comentarios que cosechas) y el entretenimiento es pilar cada vez más importante en cualquier cosa/medio/XXXXX de comunicación. Mira si no al eZcritor de 20minutos.es…

  7. Pingback: e-contenidos ::: paullop.es » Mini documental sobre periodismo ciudadano

  8. Pingback: e-contenidos ::: paullop.es » Vuelva usted mañana

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *