McLuhan dice

Tenía yo un profesor en la universidad que no olvidaba nunca citar a Marshall McLuhan en todas sus clases. Eso sí, siempre nos repetía lo mismo: “El medio es el mensaje”, y lo hacía al estilo de Goebbels, otro teórico de la comunicación de masas que, hay que reconocerlo, sabía del tema.

Ocurre que la explicación posterior a la cita era equivocada. Él aseguraba a los presentes (entre 3 y 4 personas a las pocas semanas de comenzar el curso) que lo que McLuhan quería decir es que no importa la información, la noticia o el contenido, sea cual sea, sino el medio, es decir, “…la ‘marca’ del medio, Antena 3, Telecinco, El País, etc…”. Con ello nos explicaba el por qué de aquello que siempre se repite en todos los medios de masas: “tal y cómo adelantó El Mundo la semana pasada” o “En riguros directo exclusivo de Antena 3, en el lugar de los hechos…”.

Y así, los pocos alumnos presentes a sus soporíferas clases, nos quedábamos más que contentos, pensando en lo divertida que sería la siguiente clase que ya se acercaba y que, cómo no, era eminentemente práctica: el reportaje en TV, cámara al hombro a grabar a  las chatis de la plaÁ§a cívica, bajo la gracil influencia de de una generosa primavera que además nos regalaba preciosos segundos planos.

Tuvo que pasar algún tiempo para que el interés por McLuhan saliera de mi interior, y no del acartonado discurso de aquel hombre equivocado que, al mismo tiempo que se equivocaba a si mismo, enseñaba graves inexactitudes a decenas de generaciones de alumnos sin que por eso pasase nada, merced de la tan habitual, al menos allí, endogamia crónica en la esfera académica.

Mi auténtico descubrimiento de Mc Luhan vino cuando comencé a abandonar el “original” sueño de ser un reputado periodista de El País, escribir siempre en papel -para mi valían mil veces más los artículos que escribía en un periódico provincial que los que publicaba en un portal digital cuyas newsletter reciben cientos de miles de lectores- y que hubiera una empresa dispuesta a pagarme viajes alrededor del mundo para que escribiera sobre lo que viera y sintiera (preferiblemente soldados y tanques; riesgo y miedo). Sus teorías acerca de los medios calientes y los medios fríos, la tétrada y, sobre todo, sus textos acerca de la aldea global (escritos cuando Internet era Arpanet y los geeks de entonces llevaban gorra militar y pistola al cinto) me suscitaron, lo reconozco, una cierta identificación con su forma de pensar.

Hoy, pese a que soy más crítico y ya no lo tengo idealizado, al menos, sé que “el medio es el mensaje” porque el uso humano de cualquier medio de comunicación tiene un impacto que es más relevante que el contenido de cualquier medio. Saber esto y no pensar lo que me explicaba aquél profesor, que por cierto era muy amigo de otro que nos daba diseño y nos obligaba a comprar y usar tipógrafos, me sirve hoy para comprender un poquito mejor qué es Internet (analizar la web 2.0 bajo este prisma es brutal) y cómo lo usa la gente. Por ejemplo, me sirve para estar de acuerdo con ciertas teorías que, derivadas de esta enseñanza de McLuhan, intentan explicar la revolución que estamos viviendo, que quizá ni siquiera el mediático profesor de la Universidad de Toronto hubiese sido capaz de predecir con exactitud y que me permite, nos permite a todos nosotros, decir: “somos el medio y el mensaje”.

Otro día os hablo de la teoría del “espejo retrovisor”. En esta ocasión intentaré ser un poco más práctico y visual.

Published On: 10 mayo, 2006 · Categories: Comunicación y periodismo, Investigación, Sociedad digital · 3 Comments ·

About the Author: Pau Llop

Periodista. Producto y servicio digital. Más info. Contactar.

3 Comments

  1. Naxos 12 mayo, 2006 at 3:00 pm - Reply

    Pau, al seguir la consigna de “somos el medio y el mensaje” creo que estás cayendo en un objetivismo muy reductivo que termina por hacer una especie de síntesis ad hominen. La trampa viene de las premisas que estás usando: palabras como medio y mensaje son bastante cuadradas para definir lo que acontece cuando hay lo que a grosso modo se conoce como comunicación. Te comento esto para romper con tu soliloquio, pero también para hacerte ver que Mcluhan y muchos otros desplegaron sus teorías en función fijar la función política e ideológica de los massmedios: es decir, la alienación.
    saludos

  2. pau 12 mayo, 2006 at 5:23 pm - Reply

    Bueno, Naxos, es una suerte poder leer un comentario de tanta enjundia en mi blog. La verdad es que mi concepción sobre la obra de Mcluhan es un poco más “pagana” (la verdad, no sé como definirlo mejor). Sí, he sido reduccionista desde un punto de vista teórico y sí, medio y mensaje son dos palabras cuadradas en sí mismas para defenir lo que pasa cuando hay comunicación. Pero, la verdad, no era mi intención hacer un post académico y análitico con la obra de McLuhan, sino más bien resaltar cómo sus teorías pueden servir para abrir un poquito el campo de visión a la hora de mirar el horizonte del ecosistema de medios que está emergiendo con gran fuerza ante nosotros.
    Un saludo!

  3. Naxos 15 mayo, 2006 at 2:44 pm - Reply

    Entendido y anotado pau. Muchos saludos.
    🙂

Leave A Comment

Categorías

Archivos

APM (3) Ashoka (5) Barcelona (3) Bottup (10) contenidos digitales (5) crisis (3) crisis medios (6) crisis periodismo (9) crowdfunding (6) Cáceres (3) derechos de autor (3) EEUU (4) Emprendedores sociales (4) emprendimiento (7) emprendimiento social (4) Eventos (4) formación (5) Google (8) Innovación (11) Internet (5) libertad (4) libros (3) Madrid (3) manifiesto (3) Medios (12) MIP (4) modelo de negocio (4) modelos de negocio (4) neutralidad de la Red (5) Newsroom.land (3) Nxtmdia (9) P2P (3) Periodismo (44) Periodismo ciudadano (7) Periodismo digital (4) Periodismo emprendedor (4) periodismohumano.com (5) Periodistas (4) Política (4) proyecto (3) radio (3) Redes sociales (3) social media (5) startup (5) UX (4)